28 abril 2017

Con los años.


Con los años, una aprende.

Aprende que las personas que hablan y hablan de lo mucho que saben de las cosas, no tienen ni idea. Como yo, ahora mismo.
Que debo hacer siempre lo que me dé la real gana.
Que las personas verdaderamente buenas no son conscientes de que lo son.
Que la inteligencia no se mide con títulos ni con lecturas.
Que el poder real reside en una conciencia tranquila.
Que se puede querer de muchas formas y hacer daño de muchas formas que, de lejos, se parecen a querer.
Que todos estamos perdidos.
Que una buena defensa nunca es un ataque, y que no hay ataques buenos.
Que lo más difícil y necesario para ser feliz es perdonarnos a nosotros mismos.
Que el sentido del humor lo hace todo más fácil.
Que lo complicado nunca suele ser lo mejor.
Que la humildad no nos hace más débiles.
Que me he equivocado mil veces y me equivocaré mil veces más.
Que lo bueno puede engordar, pero que si algo te hace sentir mal, no es bueno.
Que el respeto es mucho más valioso que la comprensión.
Que nadie es indispensable en tu vida, pero que estar completamente solo es muy triste.
Que quien insulta, manipula y ofende está asustado.
Que hay que pensar menos y hacer más el payaso.


Que probablemente todo esto sólo me sirva a mí y a nadie más... y ya me va bien.


6 comentarios:

  1. Que conforme escribías la primera, y la última frase, sabes a donde vas. Porque no hay tanto tiempo para reflexionar, si no sabes donde te diriges.

    ResponderEliminar
  2. Con los años aprendemos y desprendemos... ¡Que da gusto!

    ResponderEliminar
  3. Me quedo con dos frases que nadie es indispensable... y que hay que pensar menos y hacer(actuar)mas(pero no el payaso).
    Rizos ya hace tiempo que no te comentaba y aquí estoy de nuevo.Sigue mejorando con los años.

    ResponderEliminar
  4. Muy sabio.
    Y sí que sirve.
    Gracias.

    Belén

    ResponderEliminar
  5. Qué oveja más sabia eres. :*

    ResponderEliminar